HATHA YOGA

 

El Hatha Yoga es el estilo de Yoga más practicado actualmente en todo el mundo.

La práctica tradicional de Hatha Yoga es holística por naturaleza;  es decir, abarca no sólo los aspectos físicos de la práctica yóguica (como asanas o posturas y mudras o gestos), sino también de la respiración, la meditación y la purificación espiritual.

Muchas personas creen que para practicar Yoga se debe tener un cuerpo fuerte y flexible, pensar esto es un error, ya que la fuerza y la flexibilidad se consiguen con la práctica, tanto física como mental. El Hatha Yoga puede ser practicado por cualquier persona, independientemente de su edad, religión,  sexo o condición física. El profesor se encargará de guiarte correctamente en la práctica para que se pueda adaptar a tu propio cuerpo sin miedo a sufrir lesiones o perjudicarte si ya existe alguna patología o dolor concentrando la atención en esa unión de cuerpo-mente-espíritu por medio de las asanas, pranayamas y meditación.

 

Las clases cubren los fundamentos de esta antigua tradición India así que aprenderás a respirar correctamente y a centrar tu atención en las funciones orgánicas del cuerpo, eso ayudará a gestionar y reducir el estrés, mientras haces varias posturas de Hatha Yoga. Pero la lista de sus beneficios no acaba aquí! también mejorará tu flexibilidad y así tu postura y eso beneficiará directamente tu columna, reforzando los músculos de la espalda, aumentará tu fuerza muscular y tonificación, mejorará tu capacidad pulmonar,te llenarás de energía para el resto del día, si practicas por la mañana. 

O bien te ayudará a relajarte para poder descansar bien al irte a la cama, si lo practicas al acabar el día.

 

Pero uno de los beneficios más importantes es que te lleva a cultivar una actitud no competitiva y de gran respeto hacía tu cuerpo y tus limitaciones.

Esa actitud es fundamental se basa en los valores del respeto, amabilidad, escucha hacia uno mismo, no competitividad, paciencia y constancia.

Aprendiendo a conocer tus limitaciones, respetarlas y aceptarlas porque 

cada día tu cuerpo y tu mente son diferentes, por lo tanto cada día debes escucharte para comenzar una nueva practica de Yoga, un nuevo aprendizaje, un nuevo reto.

 

No puede saberse una puesta del Sol, puede contemplarse.

Así que más vale un gramo de práctica que toneladas de teoría.

Feliz y dichosa practica!

Namasté!

Raj Soorya Kaur